Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2018

Luz perdida

Uno de los temas que me parece más llamativo es la crueldad; sobre todo la crueldad de los seres a los que consideramos más puros; a continuación una fantasía sobrenatural, telón de la crueldad. Léase Très sincèrement silencieux, ♪ igual a "el haz de luz que intermitente rompe las sombras".
Luz perdida


-"Mientras más consciente seas de que amas, menos intenso es tu amor. Mientras más cruel sepas que eres, más suave será tu crueldad".  Sam enciende la televisión. Hágase la luz en la pantalla. El génesis en 20 minutos, entre comerciales. Por alguna razón esta mañana luce particularmente oscura para ser casi medio día. Afuera el cielo está liso y despejado como el reflejo de algún desierto.
Cambia los canales perezosamente, no hay nada bueno en la tele. Deja el control remoto y se acerca a la ventana. Lo denso del tiempo no invita a salir, parece algo nublado. A medias entre sorpresa y confusión, siente un calorcito traspasar el vidrio y acariciarle la piel. Su madre …

De cómo el mar es una emoción (o la aceptación de que no puedo ser poeta)

Algo que encontré entre el desorden digital de correos electrónicos. Un pequeño homenaje a un hombre inteligente al que tengo el placer de llamar amigo. El doctor es un tipazo alegre e ingenioso. Cuando hablo con él me gustaría preguntarle un montón de cosas, pero me contengo. No quiero abrumarlo con el enjambre de inquietudes que tengo siempre. Lo que más me gusta de él, es qué nunca me da una respuesta circular y digerida, siempre me indica un camino y me exhorta a buscar. Siempre está recordándome que sea cuidadosísimo a la hora de leer (y de escribir), y juro por todo lo que soy y lo qué tengo, que trato de seguir su consejo; es sólo que, a veces cuando leo, las letras parecen vibrar y tomar textura de humo. Sí, es cierto, soy muy distraído... El doctor dice que desvarío: es imposible decirle que no a su sentencia. El doctor también es profesor (y santo, sin duda), creo que por eso está familiarizado con las ocurrencias tontas de las personas más jóvenes. Ocurrencias como la mía,…

Epistolas necias a quien corresponda II

Otra tonta carta más. Una de cuando sentí una profunda decepción y una rabia roja, sobrecogedora. Léase Lent et douloureux.

Hola No me abras las puertas de tu boca en la noche, dejame morir junto con el frío como perro. Y no tengas piedad de mí si te digo que he soñado con el pasado. El clima de está hora invita a llamarte y que nunca aparezcas... Déjame en eterna espera... ¿Habrá mejor inspiración que esta? Vas a volver a donde te encontré, en donde no te conocía y te desconoceré. Qué estupideces digo... Sólo sirvo para decir, repito, expreso y grito. Maldita es mi voz cuando pronuncio tu nombre hasta en mis pensamientos más secretos. No vengas del amanecer, quedate en la hora más densa y no te muevas. Ya no me hablaras al oído para dejar tus miedos en mí. ¿De qué voy a llenar mis mejores ideas si no son de tus fugaces escapes de aquí? Miedo, es todo lo que me queda, todo está seco. Que se caigan las hojas de todos los árboles ¿Ya no me hablarás? Qué más da, igual no sé escuchar.…

Epístolas necias a quien corresponda

De cómo escribir cura A veces pienso en la vida antes de la globalización: cuando se enviaban cartas, para ir directo al punto. A pesar de que he escrito muchas cartas, jamás he enviado una sola. No tengo nadie a quien escribirle, pero aún así he escrito montones y las he ido guardando y perdiendo. Hoy me ha dado por publicar algunas aquí. Pequeñas cartas terapéuticas, palabras que me han ayudado a curar mis emociones y mis relaciones. Lo siguiente es deshago, cartas de desamor que nunca envié. Sin fecha, ni mucho menos lugar. Te escribo esto porque soy un cobarde. No soy capaz de plantarme frente a ti y decir que esto se acabo, que el amor se ha vuelto un yugo. Es contradictorio, has de estar pensando, que con la soltura de palabra (verborrea o demagogia, como sea) que tengo, esté escribiendote una cursilería para terminar contigo. Sin embargo, heme aquí, escribiendo que ya no podemos seguir más con una relación, ¡pero atención!; no dije que ya no te quiero. Si no te quisiera más, s…

Galería de las distintas formas de decir lo mismo.

Voy coleccionando citas sobre la destreza humana de repetir —siento que me repito cuando repito al otro, no cuando me repito a mí (Porchia, Voces).— de otra forma aquello que ya ha dicho un antecesor... Pensad bien lo que sigue y reflexionad en lo frecuente y fácil que es a dos interlocutores, empleando las mismas expresiones, haber pensado y decir cosas radicalmente diversas (Diderot, Le paradoxe sur le comédien). Estas observaciones no tienen nada de original. Pero son evidentes, y eso basta por algún tiempo (Camus, Le mythe de Sisyphe). No hay origen ya, lo dicho siempre ha sido.  

Prólogo a la eternidad    Todo se ha escrito, todo se ha dicho, todo se ha hecho, oyó Dios que le decían y aún no habiendo creado el mundo, todavía no había nada. También eso ya me lo han dicho, repuso quizá desde la vieja hendida Nada. Y comenzó. Una frase de música del pueblo me cantó una rumana y luego la he hallado diez veces en distintas obras y autores de los últimos cuatrocientos años. Es indudable…