sábado, 9 de marzo de 2019

La música entre las palabras

Otra acumulación: la música de los libros que leo, cosas que no suenan pero están en las palabras. Música como mobiliario, como ornamento, como paisaje; música despojada de sus cualidades y colocada detrás, muda:


El Cuarteto en La menor, Rosamunda  de Franz Schubert; suena brevemente en el primer acto de Eleutheria de Samuel Beckett.

"ella volvía a llevar la armónica a sus labios y entonaba con más emoción que nunca O, du Fröhliche." En la Autobiografía precoz de Salvador Elizondo.

"Es un inocente, como el de L' Arlésienne." En Sombras Sueles Vestir de José Bianco.

"Al fin mientras los dos reyes mandaban cantar unos Te Deum." En Cándido de Voltaire.

"... y oyeron un sermón muy patético, seguido de una bella música en fabordón." En Cándido de Voltaire.


"—Ese sonido –dijo Cardiff–. En alguna parte...
Elias Culpepper se rió en voz baja.
—Es la banda del pueblo; ensayan la representación del jueves por la noche de Tosca abreviada. Cuando ella salta, sólo tarda dos minutos en llegar al suelo." 
De En algún lugar toca un banda de Ray Bradbury.


"dos jovenzuelos avanzaban por el frontón, casi pegados al seto, silbando una bella melodía del Rosellón: Montagnes régalades." Una canción popular en La Venus de Ille de Prosper Mérimée.

"Fue, desde luego, una velada muy «rociada», y recuerdo que cantamos Auld Lang Syne con los pies dentro de la gran copa del campeonato de polo y la cabeza en las estrellas del mundo." En La marca de la bestia  de Rudyard Kipling.

"Ana toca el piano.
De toda cotidianeidad, la música es lo único capaz de emocionarme. Escucho cómo Ana practica con la mano drecha la melodía del preludio No. 4 de Chopin. Pasan horas y sigue en lo mismo, sólo en la melodía. Siento primero el deseo y luego la desesperación por escuchar los acordes. Pero no, ella insiste en la mano derecha. Me levanto y despacio me acerco al piano." En Ana y el tiempo de Adela Fernández.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Reunión: 3. Sredni Vashtar

Este cuento de Saki ( H. H. Munro ) tiene dos elementos que son muy impresionantes para mí. El primero de ellos es la siniestra contiguidad ...