Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2019

Monterroso o las moscas

Tito abre su Movimiento perpetuo con la idea de que en la literatura sólo hay tres temas el amor, la muerte y las moscas. Este libro suyo es muchas cosas, memorias, ensayos, cuentos, chistes; pero sobre todo una antología de moscas en la literatura. En afán de tributar a Monterroso y las moscas (y como si mi galería de las distintas formas de decir lo mismo no fuera suficiente) les presento mi continuación del contubernio de moscas, porque donde uno pone el ojo encuentra la mosca...
Hasta las moscas vuelan dormidas, bajo este sol doble... La invención de Morel / Adolfo Bioy Casares

    Prisionero de un vuelo de mosca... Plagios / Ulalume González deLeón
—Disecamos moscas, dijo el filósofo, medimos líneas, juntamos números; estamos de acuerdo en dos o tres puntos que entendemos, y discutimos sobre dos o tres mil que no entendemos Micromegas / Voltaire

     ...les contaba, a la luz de un candil, mientras moscas de color zumbaban en torno Vidas Imaginarias / Marcel Schwob

De cómo Voltaire pone el tedio en boca de Pococurante y otras apreciaciones sobre el arte

En el capítulo XXV de Cándido, éste visita la casa de un viejo hombre veneciano de quien se dice que "nunca ha tenido penas". La perspectiva de encontrar un Homo Beatus imposible estimula la viva curiosidad de Cándido que viene de conocer, ver y sobre todo experimentar una serie de miserias encadenadas. Dicha reunión es propicia para que Pococurante (el que se preocupa poco) exprese sus juicios sobre arte —juicios que, dicho sea de paso, son amargos, concepciones de un hombre hastiado y asqueado, pero no por ello menos ciertas y válidas.

De la pintura      Cándido, tras el desayuno, al pasearse por una larga galería, se sorprendió de la belleza de los cuadros. Preguntó de qué maestro eran los dos primeros. «Son de Rafael, dijo el senador; los compré muy caros por vanidad, hace algunos años; dicen que es lo más bello que hay en Italia, pero no me gustan nada: el color está muy ensombrecido, las figuras no son suficientemente redondas, y no sobresalen bastante; los chapeados e…

Antología de cuentos musicales: 13. La desconocida

Villers de L'Isle-Adam es uno de los escritores con mayor fuerza expresiva que he leído jamás. Sus narraciones, fuertemente influidas por Poe —a quien leyó en traducciones de Baudelaire— tienen tintes decadentes de gran belleza. Fue marginal entre los ya marginales simbolistas franceses de su época. Es otro de esos escritores que tuvieron formación musical, en el caso de él en el piano, por lo que cuanto dice de la música no suele ser gratuito.  El siguiente cuento pertenece a la selección original de los primeros Cuentos Crueles que publicó, y aunque no es propiamente musical, sí trata expresamente un tema fundamental para la música: El Silencio. Eventualmente quiero hacer una reflexión sobre el silencio, quizá fundar un fenomenología del mismo a partir de la música y creo que este es un buen inicio para bosquejar el proyecto.


A la señora condesa de Laclos ()
El cisnese calla toda su vida para cantar bien por una sola vez. Antiguo proverbio (ʙ)
Era el niño sagrado al que un bello v…

Antología de cuentos sobre antropofagia: BIII. 2. Modesta propuesta

Modesta propuesta para prevenir que los niños de la gente pobre en Irlanda sean una carga para sus padres o su país, y hacerlos benéficos para el pueblo, elaborada por el doctorJonathan Swift 1729.  Tal es el título del siguiente ensayo, que en realidad, poco o nada, tendría que hacer en una antología de cuentos sobre antropofagia; sin embargo, la obra es un referente absoluto de la literatura sobre este tema. Un discurso casi cínico que propone una alternativa dentro de lo permitido por la corona inglesa para aliviar la terrible situación social de Irlanda. El texto es malévolo y no tanto por lo que propone en sí, sino por el retrato crudo de la relación entre ingleses e irlandés y aún más la situación de  crueldad y marginación que operaba de los cismáticos a los católicos en Irlanda. He clasificado este texto dentro del ámbito de lo cocido, su argumento de industralizar el consumo de carne humana a un grado nacional lleva al texto a ser un banquete. La motivación que lleva a una so…

Antología de cuentos sobre antropofagia: AII.1. Capitulo XII de Cándido

Cándido de Voltaire es una de las narraciones más descaradamente crueles que haya tenido oportunidad de leer. Las iniquidades están a la vuelta de la esquina y cada paso es un tropiezo potencialmente peor que el anterior para sus personajes.  Este capítulo —que ofrezco completo— es una suerte de relato enmarcado, al estilo de Las mil yuna noches, por lo cual puede funcionar extraído de la novela. Repasa las tribulaciones de la sirvienta de Cuneguna, la querida de Cándido. No ofrezco antecedente, pues hacía el final se relata la razón que llevó a la vieja a contar su vida. En cuanto al acto de antropofagia; se perfila uno de los motivos que orilla a las personas a comer carne humana: el aislamiento. No es complicado pensar en la situación extrema de un grupo de personas aisladas —naufragos, acediados, prisioneros, etc...— que al quedarse sin alimentos se ven forzados a comerse a un miembro del grupo. Éste tipo de antropofagia sigue siendo tabú, pero de alguna manera es permisible y ace…

Antología de cuentos musicales: 12. Josefina la cantora o el pueblo de los ratones

Éste cuento de Kafka es una genialidad extraña. Más allá de un cuento que va sobre música o sobre el arte del canto, es toda una crítica filosófica sobre el fenómeno del arte y su valor e impacto social. Es complicado señalar todas sus cualidades e interpretaciones; éste es uno de esos pocos textos que poseé —como si fuera un poliedro— múltiples caras, casi cada párrafo ofrece parte de una fenomenología sutil sobre los entendidos del arte y las relaciones que hay entre sus factores, circunstancias y funciones. Eventualmente publicaré una entrada con todo lo que soy capaz de identificar en sus palabras. Sin más: Show!
     Nuestra cantora se llama Josefina. Quien no la ha oído no conoce la potencia de su canto. No hay nadie a quien no arrebate su canto: esto debe valorarse porque nuestra raza, en general, no ama la música. La quietud es nuestra música más querida. Nuestra vida es difícil, y no podemos —ni siquiera cuando tratamos de desprendernos de todos los cuidados diarios— elevarn…