Ir al contenido principal

Monterroso o las moscas

Tito abre su Movimiento perpetuo con la idea de que en la literatura sólo hay tres temas el amor, la muerte y las moscas. Este libro suyo es muchas cosas, memorias, ensayos, cuentos, chistes; pero sobre todo una antología de moscas en la literatura. En afán de tributar a Monterroso y las moscas (y como si mi galería de las distintas formas de decir lo mismo no fuera suficiente) les presento mi continuación del contubernio de moscas, porque donde uno pone el ojo encuentra la mosca...

   Hasta las moscas vuelan dormidas, bajo este sol doble...
            La invención de Morel / Adolfo Bioy Casares


    Prisionero de un vuelo de mosca...
            Plagios / Ulalume González de León

     
—Disecamos moscas, dijo el filósofo, medimos líneas, juntamos números; estamos de acuerdo en dos o tres puntos que entendemos, y discutimos sobre dos o tres mil que no entendemos
            Micromegas / Voltaire


     ...les contaba, a la luz de un candil, mientras moscas de color zumbaban en torno
            Vidas Imaginarias / Marcel Schwob

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La música entre las palabras

Otra acumulación: la música de los libros que leo, cosas que no suenan pero están en las palabras. Música como mobiliario, como ornamento, como paisaje; música despojada de sus cualidades y colocada detrás, muda:


El Cuarteto en La menor, Rosamundade Franz Schubert; suena brevemente en el primer acto de Eleutheria de Samuel Beckett

"ella volvía a llevar la armónica a sus labios y entonaba con más emoción que nunca O, du Fröhliche." En la Autobiografía precoz de Salvador Elizondo

"Es un inocente, como el deL' Arlésienne." En Sombras Sueles Vestir de José Bianco

 "Al fin mientras los dos reyes mandaban cantar unos Te Deum." En Cándido de Voltaire

"... y oyeron un sermón muy patético, seguido de una bella música en fabordón." En Cándido de Voltaire

"—Ese sonido –dijo Cardiff–. En alguna parte... Elias Culpepper se rió en voz baja. —Es la banda del pueblo; ensayan la representación del jueves por la noche de Tosca abreviada. Cuando ella salta, sólo…

Galería de las distintas formas de decir lo mismo.

Voy coleccionando citas sobre la destreza humana de repetir —siento que me repito cuando repito al otro, no cuando me repito a mí (Porchia, Voces).— de otra forma aquello que ya ha dicho un antecesor... Pensad bien lo que sigue y reflexionad en lo frecuente y fácil que es a dos interlocutores, empleando las mismas expresiones, haber pensado y decir cosas radicalmente diversas (Diderot, Le paradoxe sur le comédien). Estas observaciones no tienen nada de original. Pero son evidentes, y eso basta por algún tiempo (Camus, Le mythe de Sisyphe). No hay origen ya, lo dicho siempre ha sido.  

Prólogo a la eternidad    Todo se ha escrito, todo se ha dicho, todo se ha hecho, oyó Dios que le decían y aún no habiendo creado el mundo, todavía no había nada. También eso ya me lo han dicho, repuso quizá desde la vieja hendida Nada. Y comenzó. Una frase de música del pueblo me cantó una rumana y luego la he hallado diez veces en distintas obras y autores de los últimos cuatrocientos años. Es indudable…

En la deseada piel

Tengo una idea que he ido desarrollando en una novela, y —¿Qué podría decir sobre eso?, no se me quita la necedad de escribir una novela...— este cuento es un satélite que órbita alrededor de aquello. Lo he escrito varias veces, sólo hasta ahora me siento satisfecho con el resultado. Sin más preámbulo: léase tranquillement, comme s'il était sur le point de rêver.They got a skin and they put in meAmor que estás en mis pensamientos más íntimos y que mi respiración es una plegaria por tu vida. Alma adorada, ceñida por los flexibles músculos y la morena piel. Persigo tu mirada de gorrión que da parpadeos a saltitos por la bóveda celeste, como recogiendo luz, casi las estrellas; esas que mañana van a brillar en tus ojos cuando yo sea lo primero que mires al amanecer. Dulces labios tuyos que se funden con los míos, casi como buscando que mi alma pasé a ti y viceversa... Soñar con la utopía de vivir en ti, no sólo de ti y para ti. Ayer el otoño defolío mis pensamientos, dejando sólo la m…